• LA EFICIENCIA DEL PLASMA RICO EN PLAQUETAS EN LA ARTROSIS

El plasma rico en plaquetas o PRP trata de aprovechar las propiedades curativas naturales de la sangre para reparar el cartílago dañado, los tendones, músculos, ligamentos e incluso huesos.

En el tratamiento de la artrosis con el plasma rico en plaquetas, un médico inyecta PRP directamente en la articulación afectada. Su meta es:

  • Reducir e incluso eliminar el dolor.
  • Mejorar la función articular.
  • Enlentecer la evolución de la artrosis o incluso reparar los daños del cartílago hasta donde biológicamente sea posible.

El PRP se obtiene de una muestra de la propia sangre del paciente. Las inyecciones contienen plasma con una mayor concentración de plaquetas de la que se encuentra en la sangre normal.

El plasma es el componente liquido de la sangre, que es el medio para los glóbulos rojos y blancos y otro material de viaje en el torrente sanguíneo. Es principalmente agua, pero también incluye proteínas, nutrientes, glucosa y anticuerpos entre otros.

  • ARTROSIS DE RODILLA TRATADA CON PRP

Describimos dos estudios clínicos que examinan el PRP para tratar la artrosis de rodilla:

  • Un estudio de 2013, implico a 78 pacientes con artrosis en ambas rodillas (156 rodillas). Cada rodilla recibió uno de tres tratamientos: 1 inyección de PRP, 2 inyecciones de PRP, o 1 inyección de solución salina de placebo. Los investigadores evaluaron las rodillas a las 6 semanas, 3 meses y 6 meses después de la inyección. Los resultados fueron:A los 6 meses los resultados positivos se redujeron, aunque el dolor y la función aún eran mejores que antes del tratamiento del PRP.El PRP utilizado en este estudio tenía 3 veces la concentración de plaquetas de la sangre normal y había sido filtrado para eliminar las células blancas de la sangre.

El grupo que recibió inyecciones de placebo vio un pequeño aumento del dolor y rigidez y una disminución de la función de la misma.

Las rodillas tratadas con 1 o 2 inyecciones de PRP tuvieron una gran reducción de dolor y rigidez, y una mejora de la función de la rodilla a las 6 semanas y 3 meses.

  • Un segundo estudio, más pequeño, examino a pacientes que habían desarrollado leves dolores de rodillas durante un promedio de 14 meses. Cada rodilla fue sometida a una resonancia magnética para evaluar el daño y luego recibió una única inyección de PRP. Fueron evaluadas en 1 semana, 3 meses, 6 meses y 1 año. Además, cada rodilla se volvió a someter a una resonancia magnética después de un año. Lo que los investigadores encontraron fue:Las resonancias magnéticas mostraron que el proceso degenerativo no había progresado en la mayoría de las rodillas.

Si bien no parecía regenerarse el cartílago de la rodilla de los pacientes, el hecho de que la artrosis no empeorara puede ser significativo. La evidencia sugiere que un promedio de 4 a 6% de cartílago desaparece cada año en las articulaciones artrosicas.

Un año después de recibir una inyección de PRP, la mayoría de los pacientes tenían menos dolor que el año anterior.