La palabra laser es el acrónimo en ingles de radiación electromagnética de luz amplificada estimulada siendo sus principales efectos la bioestimulación por la acción de los fotones de la luz.

En los Estados Unidos la Oficina de Alimentos y Medicamentos (FDA) autoriza el uso de láseres de clase IV o denominados de “alta potencia” por sus innumerables resultados terapéuticos.

Permite obtener efectos antiinflamatorios, analgésicos y en determinadas patologías deportivas efectos bioestimuladores, regenerando los tejidos dañados.

Estas propiedades lo sitúan como el tratamiento no invasivo más efectivo para el tratamiento de la inflamación, dolor y regeneración de tejidos en las patología agudas y crónicas osteoarticulares.

Según diversos estudios científicos sus efectos se obtienen a nivel electroquímico al favorecer el aporte energético en las células acelerando así su metabolismo, estimulando los fibroblastos responsables de la reparación de los tejidos. El efecto antiinflamatorio se logra al favorecer la oxigenación celular y estimular la circulación sanguínea local, y la reducción del dolor está relacionada con la despolarización de las fibras sensitivas.

El análisis revelo un efecto positivo de la fototerapia laser en la reparación de los tejidos y en el control del dolor. Además, puso de manifiesto los efectos positivos de diversas longitudes de onda de la luz láser en la reparación de tejidos por aumento del colágeno, siendo mayor el efecto del tratamiento en relación a la potencia del láser.

Al producir una inmediata vasodilatación y activación del drenaje linfático se logra el efecto antiinflamatorio.

Otro de sus efectos es el de estimular los mecanismos y procesos naturales de regeneración de los tejidos estando especialmente indicado en el tratamiento de patologías crónicas, lesiones deportivas, degeneración y perdida de tejidos, artrosis…

Los fotones de la luz láser penetran profundamente hasta varios centímetros según la frecuencia de la onda, facilitando que la energía esté disponible en el interior de la célula produciendo un aumento de la actividad metabólica, acelera la nutrición y la eliminación de desechos. Estimula el desarrollo de fibroblastos que crean colágeno y este es la proteína esencial para reparar las lesiones de los tejidos.

Sobre las células nerviosas el láser disminuye su sensibilidad y bloquea la transmisión del dolor al cerebro.